Archive for mayo, 2007

mayo 29, 2007

Cosmos 1999

cosmos99.jpg

Hace algunos años, cuando se estrenó la película de Los Archivos Secretos X con Martin Landau en su elennco, no pude evitar recordar un par de series clásicas protagonizadas por él, como Misión Imposible -para los más fanáticos- y Cosmos 1999 -para los con mejor memoria.

Y es de ésta última serie de la que comentaremos. Creación de Gerry y Silvia Anderson, los mismos cerebros de Guardianes del Espacio, Capitán Escarlata y Joe 90.

De origen británico y en coproducción con Estados Unidos, Cosmos 1999 fue realizada entre 1975 y 1977 como continuación de otro proyecto de Gerry Anderson con actores de carne y hueso, la serie U.F.O. La historia partía en el año 1999, con una premisa bastante delirante incluso para una serie de ciencia ficción, cuando unas explosiones atómicas en la superficie sacaban a la Luna de órbita, haciéndola vagar por el espacio con todos los habitantes de la Base Lunar Alfa a cuestas.

El líder del grupo de 300 terrícolas era el comandante John Koening, interpretado por Martin Landau, y la coprotagonista era su mismísima esposa Barbara Bain (con quien también trabajaba en Misión Imposible), y que encarnaba a la doctora Helena Russell. Junto a ellos, en la primera temporada, aparecía el científico Victor Bergman (Barry Morse, el inspector Gerard de El Fugitivo) y otro secundario habitual era el piloto Alan Carter (Nick Tate).

Pensada para penetrar el mercado gringo, la serie contó con un generoso presupuesto y efectos especiales de Brian Johnson (después, a cargo de los efectos visuales de filmes como Alien y El Imperio Contraataca), a pesar de lo cual no logró conseguir el interés de algún gran distribuidor norteamericano.

No sé. Algo en los guiones no terminaba de convencer. O esa atmósfera demasiado lúgubre o un poco acartonada. La cosa es que no cuajó, hubo problemas y Gerry y Silvia Anderson incluso se separaron. Para trarar de arreglar el negocio, Anderson convocó a Fred Freiburger -el productor de la tercera temporada de Star Trek– tratando de hacer más atractiva la serie. Salió Barry Morse y entraron nuevos personajes, en especial el encargado por Catherine Schell como Maya, la hija del rey de los metamorfos, una raza de seres espaciales que pueden asumir cualquier forma, y que se une a los humanos.

A pesar de tener más seres extraños en cada capítulo, cambiar de uniforme y hacer salir a las naves -las Aguilas– de la base Alfa en nuevas misiones, no hubo caso de hacer repuntar la sintonía de Cosmos 1999 y fue cancelada en su segunda temporada, después de 48 episodios.

A Anderson le costó mucho reponerse del fracaso y realizar nuevos proyectos. En todo caso, con el tiempo, fue convirtiéndose en una de esas series de culto, y aún puede ser vista -vía cable- en la forma de cualquiera de los cuatro telefilmes realizados a partir de algunos de sus capítulos.

Transmitida en Chile por Canal 13.

Anuncios
mayo 28, 2007

Angel, La Niña de las Flores

angel.jpg

Otro de esos clásicos animados, inolvidable en las tardes de Pipiripao. Se trata de Angel, una niña descendiente de las hadas, que tenía por mision encontrar la flor de los siete colores.

Rope (un perro) y Katty (un gato) le cuentan a Angel que ella es decenciente de las hadas y que tiene una misión en la Tierra: encontrar la flor de 7 colores. Durante su viaje de búsqueda recorreran varios países y se encontrarán continuamente con Malina y Boris, quienes quieren quitarle la flor a Angel, una vez que la encuentre, de manera de que Malina se convierta en la reina del país de las hadas. También esta Celli, quien luego de cada aventura, le entrega a los nuevos amigos de Angel unas semillas para que planten.

Finalmente, cansada luego de tanto recorrer y no encontrar nada, Angel decide volver a su pueblo, ya que extrañaba mucho a sus abuelos, y se encuentra con la sorpresa de que la flor de 7 colores esta en su propio jardin. Todos aquellos a quienes Celli les había dado semillas para sembrar, les habían enviado a Angel flores como muestra de agradecimiento y de allí floreció la flor que tanto buscaban.

Como dato anecdótico, recuerdo que la serie tuvo dos finales, uno correspondiente a la serie de TV y otro correspondiente a una película en que se resumía la serie. Pero cualquiera que sea, ella logró su objetivo, econtrar la flor de 7 colores.

Tranmitida en Chile por UCV.

mayo 25, 2007

El Mundo de Angela

elmundodeangela.jpg

La última vez que pudimos ver esta serie fue por las pantallas de Red Televisión (en esa época “La Red“, que fue precisamente el canal que la estrenó en Chile). Estrenada en 1994, la serie fue creada por Winnie Holzman y producida por Edward Zwick, que también dirigió algún capítulo. Zwick es famoso por realizar películas como Tiempos de Gloria y Valor Bajo Fuego, además de ser gestor de una gran serie televisiva: Treintaitantos.

Aunque sólo duró un año, My So Called Life -su título original-, se convirtió en todo un fenómeno en Estados Unidos, donde conquistó al público adolescente, entregando un programa realista sobre la vida de sus pares.

Para confirmar el impacto, basta con revisar las páginas escritas en su honor en Internet. Aunque no logró la sintonía masiva y fue suspendida después de solo una primera temporada y 19 episodios, la serie conquistó también a la crítica y pocas veces se ha visto tanto despliegue de la prensa para tan poca sintonía. Si prácticamente se unieron a los fans para lanzar una campaña que evitara su cancelación.

El Mundo de Angela gira, por supuesto, en torno a una adolescente llamada Angela Chase, interpretada magistralmente por una juvenil Claire Danes, ahora convertida en toda una estrella.

Sus historias son simples, pero cargadas de realismo y emoción. Los problemas de la adolescencia, como la amistad, la relación con los padres, la sexualidad o las drogas, eran tratados sin tapujos, con profundidad, pero sin dejar de lado guiones atractivos y entretenidos.

Angela va a una secundaria, esa institución gringa paralela a nuestro liceo y que ha sido escenario de tanta mala película y serie boba.

Acá es el contexto para armar el mundo al que pertenecen Angela y sus amigos, como Rickie (Wilson Cruz), Brian (Devon Gummersall), Rayanne (A. J. Langer), y Jordan (Jared Leto).

Si bien la serie terminó, su buena fama trascendió y terminó significando una excelente carrera cinematográfica para su incipiente actriz. Claire Catherine Danes, que se inició a los 15 años con la serie, llegó a la fama al acompañar a Leonardo Di Caprio en Romeo y Julieta. Esta neoyorquina además ha hecho varios otros filmes, como Mujercitas, A Gillian en su Cumpleaños, Camino sin Retorno y Los Miserables. Además, en una de esas vueltas de la vida también estuvo en la version para el cine de la famosa serie Patrulla Juvenil.

El otro crédito joven surgido de El Mundo de Anglela es Jared Leto, otra de las revelaciones del programa. Ya ha participado en cintas como Leyendas Urbanas, Prefontaine, El Club de la Pelea y la premiada cinta La Delgada Linea Roja.

Transmitida en Chile por Red TV.

mayo 21, 2007

Papavilla

papavilla.jpg

La imagen de un Jesús sonriente frente a la TV, con una cruz vacía de fondo y el eslogan “mejor reírse que andar colgado“, fue el inicio de la serie Papavilla (una Parodia a Ciudad del Vaticano), realizada por la cadena televisiva MTV y la BBC en 2004.

La realización animada es protagonizada por Nicholas, un sacerdote que debe custodiar al Papa y evitar que el mundo se entere de que el Pontífice tiene la edad mental de un niño. Además, entre sus personajes ficticios se cuentan un sacerdote depravado, una aguda monja reportera, obispos corruptos y un séquito de niños sometidos a trabajos forzados para producir hostias.

El programa ha causado polémica desde su estreno. Sólo se produjeron 10 capítulos y la BBC -que fue coproductora- se negó a exhibirlo en Inglaterra. En Italia tampoco se mostró, y aunque se pudo ver en el resto de Europa, no estuvo exento de debates, especialmente en Alemania y Lituania, donde se iniciaron campañas en contra. La polémica también se instaló en Chile, donde un grupo ultraconservador intentó evitar -sin éxito- la emisión del programa por la cableoperadora VTR.

Aunque una encuesta realizada por la propia cadena MTV entre jóvenes chilenos, argentinos y mexicanos, asegura que el 90% de ellos no cree que la serie sea ofensiva contra la religión católica, diversos grupos ciudadanos, empresariales y parlamentarios iniciaron una campaña para que los cableoperadores retiraran la serie del aire. Finalmente el Consejo Nacional de Television (CNTV) falló en contra y al serie aún se puede ver los Domingos por la noche.

Una serie controvertida por donde se la mire y que obviamente no a todos agradará. Pero siempre existe la posibilidad de cambiar de canal o eliminarlo -si pueden hacerlo-.

Transmitida en Chile por MTV.

mayo 13, 2007

Mr. Ed

mr-ed.jpg

Esta serie, creada a principios de los años ’60, tuvo su origen en el éxito que consiguieron antes en el cine las historias de un burro parlanchín, Franciquito (¿alguién lo recuera?).

Francis, la mula parlante, protagonizó más de media docena de películas entre 1949 y 1956, donde iba a la marina, a las carreras, a la gran ciudad y a una casa embrujada, entre otras aventuras. Lo acompañaba el comediante Donald O’Connor (Cantando Bajo la Lluvia) y tuvo en el reparto de un par de sus filmes a un joven actor que luego se haría famoso gracias a la televisión: David Janssen de El Fugitivo.

Todos los exitosos filmes de Francisquito fueron dirigidos por Arthur Rubin, quien se convirtió años después, en 1961, en el creador de Mr. Ed. Productor y realizador, Rubin estuvo vinculado a otras series como Maverick y Los Locos Adams, y tuvo a Mr. Ed en el aire, en Estados Unidos, hasta 1966.

La historia estaba centrada en Wilbur Post (Alan Young), un individuo más bien gris cuya vida se hacía más interesante por poseer un singular ejemplar equino: Mr. Ed, un caballo con el don del habla. Wilbur era un arquitecto que adoptaba a Ed al encontrarlo abandonado en una casa de campo, en la que se instalaba para iniciar una nueva vida.

Los problemas de Wilbur eran que Mister Ed sólo le hablaba a él, complicándole la vida, en especial, en la relación con sus esposa Carol (Connie Hines), y los típicos e infaltables vecinos molestosos, el señor y la señora Addison (Larry Keating y Edna Skinner).

El mentado caballo era bastante ácido, y se dedicaba a instalarse en platea para poder criticar mejor la vida de los humanos. Argumentos no le faltaban. Su humor era altamante corrosivo y su mirada al mundo que lo rodeaba, bastante sarcástica. Él lo pasaba caballo, ya que en la tranquilidad de su establo tenía televisión, teléfono, equipo de música y todas las comodidades del ciudadano corriente de clase media acomodada. Hasta máquina de escribir tenía.

Cuando no estaba metiéndose en la vida de Wilbur, Mister Ed se arrancaba y vivía sus propias aventuras, como jugar en su equipo de básquetbol favorito o ir a propiciar su adopción a casa de la vecina de la cual se enamoraba, la mismísima Mae West, otro personaje tan deslenguado como él.

Las habilidades parlantes de Mr. Ed eran obra gracia del actor Allan Lane, que llegó a convertirse en la voz de un caballo después de casi un centenar de películas, muchas de ellas del Oeste.

Un gran tipo este caballo. Tras el éxito de la serie de televisión, el señor Ed se fue de gira y se dedicó a hacer presentaciones personales durante quince años y por todo Estados Unidos. Falleció tranquilamente y luego de una vida de logros, en 1979, a los 33 años de edad.

Lo que son las cosas. Allan Young derivó en hacer voces de monitos animados, como Los Pitufos, Hulk, Patoaventuras y El Show de Ren y Stimpy.

Transmitida en Chile por Canal 13.

mayo 8, 2007

Fama

fame.jpg

En 1980, el director británico Alan Parker dejó de lado los comerciales y se fue a Estados Unidos para debutar en el cine con la película titulada, justamente, Fama. La cinta presentaba en forma atractiva la vida de un grupo de jóvenes que estudiaban en la exigente Escuela de las Artes de Nueva York, recinto al cual todos llegaban buscando fama y debían enfrentarse a la dura realidad.

Dos años después de la película surgió la serie, que se extendió hasta 1987 y cuya creación le es acreditada a Christopher Gore, el guionista del film original.

Manteniendo la estructura de la cinta, la serie Fama mezclaba el drama de las situaciones cotidianas de los chicos que estudiaban en la Escuela de Artes, con los números musicales. “¿Tienen grandes sueños?“, les preguntaban “¿Quieren fama?. Bueno, la fama cuesta. Y aquí es donde ustedes empiezan a pagarla. Con sudor.”

La primera temporada de la serie partió casi con el mismo elenco del cine. Estaban los profesores y los alumnos. Entre los maestros, destacaban la de danza, Lydia Grant, interpretada por Debbie Allen -quien ademas era la coreografa de la serie y directora de algunos de sus capítulos-. Allen siguió dirigiendo cine y TV (series como Lazos Familiares), coreografió ceremonias del Oscar y produjo el filme Amistad, de Steven Spielberg. También estaban la profesora de literatura, la Srta. Sherwood (Carol Mayo Jenkins) y el profesor de música, Benjamín Shorofsky (Albert Hague). Además de enseñar sus materias, como en toda buena historia de iniciación, ellos también debían suplir roles paternales para muchos de los chicos que andaban algo desorientados por la vida.

Entre los alumnos había quienes tenían como especialidad la danza, la música, el canto o la actuación. Entre ellos destacaban Leroy Johnson (Gene Anthony Ray), Coco Hernández (Erika Gimpel), Julie Miller (Lori Singer, de Footloose), Doris Schwartz (Valerie Landsburg), Danny Amatullo (Carlo Imperatore) y Bruno Martelli (Lee Curreri). El elenco fue cambiando y luego llegaron otros aspirantes a estrellas (entre ellos, nada menos que Janet Jackson).

La principal diferencia con la película es que algunos temas fueron suavizados y conflictos como la homosexualidad, las relaciones interraciales o las diferencias de clase, fueron minimizados en los capítulos de la serie que a mediados de los ’80 transmitía TVN en su franja de la tarade.

Pero paradojas de la vida, aunque en su momento gozaron del éxito y se paseaban por Estados Unidos en giras y conciertos, ninguno de los chicos de fama se hizo, precisamente, famoso.

Tranmitida en Chile por TVN.